lunes, septiembre 07, 2009

Las 36 Cámaras De Shaolin

Título: 少林三十六房 (Shao Lin San Shi Liu Fang)


Director: Chia-Liang Liu


Año: 1978


País: Hong Kong


Duración: 115











Cuando los mongoles atacan la zona de Cantón para invadirla, San Te (Chia Hui Liu (AKA Gordon Liu)) y sus compañeros de clase no dudan en enfrentarse y apoyar a los rebeldes. Pero son descubiertos y perseguidos, acabando San Te en Shaolin para estudiar kung fu en un templo, con la intención de enseñárselo al pueblo más tarde para que se enfrente a la tiranía.

Que entrenar en el mundo de las artes marciales es duro y sacrificado, lo sabemos perfectamente. Films como El Luchador Manco o Five Fingers Of Death nos lo enseñaran ya. Pero todo se vuelve más duro en el momento en el que nos metemos dentro de un templo, con todas las normas que deben seguir a rajatabla para no recibir por parte de los superiores. Así que imagínense la parte correspondiente al entrenamiento de la presente cinta.

Porque por supuesto que sigue la estructura básica de casi todos los films de kung fu de los Shaw Bros., es decir:
- Los malos afrentan al protagonista y/o a sus seres queridos, y de rebote alguien querido muere (la muerte sería lo más accesorio).
- El protagonista se da cuenta de que todavía no puede enfrentarse a los malos, así que entrena con los mejores demostrando tener unas cualidades innatas impresionantes, a pesar de lo absurdo y cruel que parece dicho entrenamiento (lo del absurdo es famoso y ejemplar el de Karate Kid).
- El protagonista se enfrenta a los malos en un desenlace que influenció tremendamente el transcurrir de los videojuegos posteriores y la escalada de poder que tienen los enemigos en el orden en que nos atacan.

Con esta estructura canónica, se establece aquí una historia con política metida de por medio (y que de hecho se podría sacar hacia cuestiones basadas en la realidad, aunque sería algo sin demasiado sentido real, puesto que es una peli de entretenimiento y nada más), con una presentación muy clara, un entrenamiento de los más duros que he visto nunca (en especial el tema de las muñecas y el de los brazos), donde se centra una gran parte del film, mostrándose, para dar sentido a toda esta importancia del entrenamiento, todo el desarrollo y las motivaciones de los personajes, y sin dudar de la inteligencia del espectador en cuanto a ciertos sobreentendidos entre los personajes.

Gracias a esto, se establece un ritmo muy bueno a pesar de la simplicidad de la historia, pero cada una de las pruebas que supera el protagonista van creando su expectación en el espectador, no dando descanso en ningún momento, y logrando crear una acción bien entendida y con sentido narrativo y dramático.

También la dirección sigue los cánones de las pelis de los Shaw, dando un gran ritmo en base a mucho movimiento de cámara y mucho zoom aunque permitiendo ver con mucha precisión las peleas y las coreografías, en las que se monta solo cuando es necesario, y no en cada una de las hostias como estamos acostumbrados en tantas pelis de acción actuales.

A ello se le suma una ambientación muy creíble de la China rural del s. XVII, o al menos lo suficientemente creíble con ayuda de la suspensión de la incredulidad y el desconocimiento general que hay en occidente hacia aquella época y región. El sonido, excesivamente falso, pero logrando con ello crear un aire más épico a las luchas, y solo le echaría en cara algunas partes no perfectamente sincronizadas, que sí estropean un poco el conjunto.

Los actores, muy creíbles en sus coreografías, principal dificultad para ellos en el film, siendo bastante complejas, especialmente en la lucha que demostrará que el protagonista está preparado para ser maestro realmente. Además, destaca el trabajo dramático de Chia Hui Liu (AKA Gordon Liu), cuyo personaje evoluciona tremendamente a medida que ejecuta el entrenamiento, ya no a nivel físico sino también mental, haciendo así más creíble todo el conjunto del film, especialmente si tenemos en cuenta el bajo nivel dramático que este tipo de cintas suelen plantear. El resto de personajes tienen una importancia menor y una estructura más plana y simple, pero apoyan a la perfección el desarrollo de la historia. El principal defecto sería la edad que aparentan cuando todavía son estudiantes, que no acaba de colar.

Vamos, una cinta muy entretenida, que sigue los patrones canónicos de las películas de kung fu, pero sin embargo logra una personalidad especial al centrar tanto el entrenamiento dentro del templo Shaolin, y al quitarle importancia a la venganza.







PUNTUACION

Originalidad/Riesgo: 6.5
Técnica: 8.0
Guión: 8.5
Actuación: 8.0

TOTAL: 8.0

2 comentarios:

Oz dijo...

Si te interesan las Artes Marciales, este es tu lugar, los fundadores, Estilos, técnicas, historia, campeones, etc. Actualizado diariamente, todo está aquí. Espero tu visita.
http:/artesmarcialesdelmundo-oz.blogspot.com

Luis E. Froiz dijo...

No les encanta la publicidad de blogs? Entrañable.
Ya he mirado tanto ese como el de cinemarcial (que evidentemente parecía interesarme más) y me han sorprendido para bien, aunque el de cine se decante demasiado por biografías de actores, y el que me recomendaba peque de ser demasiado enciclopédico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...