miércoles, marzo 17, 2010

Las Manos En Los Bolsillos

Título:I Pugni In Tasca


Director: Marco Bellocchio


Año: 1965


País: Italia


Duración: 105












Alessandro (Lou Castel) está cansado de su familia, y siente que no son más que estorbos, él incluido, para su hermano Augusto (Marino Masé), ya que es él quien tiene que cuidarlos teniendo en cuenta la ceguera de su madre (Liliana Gerace), los ataques que sufre él mismo y la deficiencia psíquica que sufre su otro hermano, Leone (Pier Luigi Troglio). Sólo su hermana Giulia (Paola Pitagora) es medianamente normal, y con ella conseguirá Alessandro una curiosa complicidad que le hará ver las cosas desde otro punto de vista.

Ante los problemas que presenta una familia disfuncional para sus miembros, hay muchas formas de actuar, sin necesidad de llegar a cargárselos. Qué sería de la familia de Leatherface en La Matanza de Texas (lo de que tuvieran apellidos fue cosa de la 2ª parte, así que no los denominaré por él), o de los protagonistas de A Dos Metros Bajo Tierra, si ese fuese el único modo de solucionar los problemas en familia?

Pero bueno, lo más tradicional es que la violencia, ya sea física o mental, sí haga acto de presencia, y ahí está Qué Fue De Baby Jane, Dogtooth, o incluso Jaula Sin Techo. Y que conste, que también se podría optar por los visitantes externos y demiúrgicos para solucionar los problemas, como ocurre en Teorema o en Visitor Q, pero eso ya son otras veredas más extrañas y filosóficas, como ocurriría con las hermanas de Gritos Y Susurros.

Pero aquí, la base que se toma para construir el relato es precisamente esa cuestión sobre el homicidio como forma de mejorar la estabilidad familiar, y de un modo tremendamente sobrio, aunque con una contundencia mucho menor de la que pretende tener, ya que al obviar prácticamente todo lo referente al exterior de la familia cae en un universo demasiado reducido, en el cual incluso deja demasiados tiempos elípticos. Aún así, logra no perder continuidad en el relato ni coherencia en él mismo (vale, alguna si, como la falta de investigaciones, sobre todo teniendo en cuenta lo extraño de la familia).

Además, el ritmo se hace bastante llevadero, teniendo en cuenta la enorme sobriedad con que está presentado, y se consiguen unos buenos niveles de tensión y suspense a medida que avanza la peli y va aumentando la demencia del protagonista, al mismo tiempo que, por encima, aparenta ser cada vez más maduro y coherente en sus pensamientos, jugando de este modo también con la percepción del espectador, y situándola muy cercana al propio protagonista.

Técnicamente, sigue también con esta tremenda sobriedad, con una ambientación muy cuidada, y una dirección de fotografía que logra, a través de una iluminación y una situación de la cámara muy bien planteadas, introducirnos en el ambiente de la familia y en la óptica del personaje principal, aunque con una apariencia de frialdad y objetividad que en cierto modo nos engaña como espectadores. Resaltable, al respecto del buen uso de la cámara, son los travellings que rodean a Alessandro, en momentos como ese en el que está al lado de la curva, él solo.

También desde el montaje se busca esta línea sencilla, sobria, y con una buena ejecución. Destacar al respecto el momento final, consiguiendo un clímax con muchísima fuerza, y residiendo el secreto de la misma en el buen montaje paralelo, y su enganche con la música que suena (en concreto, Sempre Libera de La Traviata de Verdi). Por cierto, destacable la banda sonora compuesta por el sr. Morricone, y la buena calidad del sonido que consigue Vittorio de Sisti, sobre todo teniendo en cuenta que son doblajes y por tanto eso implica sonido en postproducción, pero se integra a la perfección con la imagen. También destacable en cuanto al montaje el cómo evitar a producción gastarse nada en efectos, jugando solo con la mente del espectador y la lógica narrativa.

A nivel actoral, destacar a Lou Castel, por supuesto, como protagonista, y que consigue guiar al espectador por su forma de pensar durante todo el film, interpretando a Alessandro como un personaje profundo y complejo, ayudado por Paola Pitagora, quien crea también a un personaje al cual no acabamos de entender en su totalidad, pero se mueve y actúa de un modo bastante coherente, mostrando que tiene más en el interior, especialmente en la última secuencia.

Por su parte, Marino Masé bastante más flojo que los anteriores, aunque también a un buen nivel, y destacaría negativamente a Pier Luigi Troglio debido a su variación al respecto del personaje más difícil de interpretar, por sus problemas. Liliana Gerace solvente y poco más, y Jeannie McNeil un poco insoportable en el poco tiempo que está en pantalla, aunque más por guión que por actuación, donde no le podemos echar mucho en cara.

Para terminar resumiendo, una película sobria y bien hecha en sus formas, pero bizarra en contenido, con unos personajes muy bien desarrollados que sirven, con sentido, como hilo conductor para la historia y el desarrollo del protagonista.








PUNTUACION

Originalidad/Riesgo: 8.5
Técnica: 8.5
Guión: 7.5
Actuación: 8.0

TOTAL: 8.0

1 comentario:

Anónimo dijo...

Very good information. Lucky me I recently found your blog by accident (stumbleupon).

I have bookmarked it for later!

Also visit my weblog :: London outcall massage, Blogcast.wappingersschools.org,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...