lunes, enero 18, 2010

Teorema

Título:Teorema


Director: Pier Paolo Pasolini


Año: 1968


País: Italia


Duración: 94











Título: Teorema


Autor: Pier Paolo Pasolini


Año: 1968


País: Italia


Edición: Edhasa, 2005 (ISBN: 84-350-0965-3)











A una familia burguesa llega con preaviso un extraño visitante. No sabemos quien es ni por qué ha ido a esa casa concretamente, pero rápido veremos que sus interacciones tanto con la familia como con la sirvienta llevarán a los habitantes de esa casa a descubrimientos sobre sí mismos y sus sentimientos más internos.

No es complicado encontrar obras fílmicas adaptadas directamente desde la narrativa escrita. Desde los comienzos del cine se han hecho cosas; ya con Nosferatu, La Madre, o King Kong estamos poniendo ejemplos de esto, y mucho más que vendría después. Lo que ya no es tan común, es que el desarrollo de la obra literaria y la obra cinematográfica vayan con cierta simultaneidad, como ocurre tanto en la presente como en 2001: Una Odisea Del Espacio. Curioso que estos dos ejemplos, además, comparten año de estreno.

En este caso, de hecho, es curiosa y necesaria la comparativa entre obra literaria y la fílmica, al tratarse además de un mismo autor manejando dos medios distintos para contar lo mismo, y haciéndolo de un modo simultáneo. Evidentemente, ambas plantean unas diferencias básicas al contemplarse como dos medios distintos, y en la novela existe un tratamiento psicológico mucho mayor, cuestión bastante importante en la historia planteada que realmente hace que considere el medio idóneo para la profundización más intelectual en el mensaje.

No obstante, como el bizarrismo y la experimentación que plantea son bastante altos, considero interesante e inteligente su planteamiento audiovisual, aunque las expectativas no acaban de lograrse, en gran medida por un excesivo comedimiento a la hora de mostrar y evidenciar toda la sexualidad que conforma y guía el relato para poder comprenderse. Aún así, reconozco más que correcta, y superior a la descrita en el libro, toda la ambientación y caracterización física de los personajes, mostrándose en ese punto de fealdad sórdida que tan bien representa Pasolini (y sí, Saló O Los 120 Días De Sodoma es un claro ejemplo de lo que digo).

Con estas premisas, el relato se argumenta en base a una estructura que experimenta con una hiperfragmentación que nos lleva por escenas que funcionan por sí mismas y solo estructuran la historia en una base muy leve, dividiéndose en tres partes temporales muy definidas, con una leve presentación de los personajes, el encuentro de cada uno con esa entidad demiúrgica que es el huésped (base de la adaptación/homenaje que es Visitor Q), y el final que es toda la reacción de cada miembro de la familia tras la partida del mismo.

Así, dentro de cada una de las partes, realmente es insustancial en qué orden sucede todo, tal y como nos deja evidente la novela, y de hecho los personajes prácticamente ni interactúan entre ellos, lo cual los convierte en extraños a los que les suceden cosas, aunque sean parte de una misma familia. Sólo podríamos ver en cierto modo continuidad cuando se corta la historia de cada uno en una suerte de narrativa en paralelo que evita la caída del ritmo al centrarse en una sola historia demasiado tiempo.

De hecho, es gracias a esta característica por lo que el guión y la historia en general mantiene un ritmo adecuado, solventándose y apoyándose (en el libro), además, en todas las descripciones de los sentimientos internos de los personajes, haciendo tremendamente vivo y profundo el relato, además de aprovecharse para evidenciar un poco más todo el mensaje tremendamente sesgado al lado comunista que Pasolini pretende dar con la gloria a la campesina, quien saca provecho de la visita del huésped, y la caída al pozo de miserias de los burgueses al verse enfrentados a sí mismos, especialmente en el caso de las mujeres y su sentimiento de culpabilidad impuesto por su rol social.

A nivel técnico, comentar que en el film presenta un trabajo excesivamente cortante, que no acaba de entrar en el film ni de conseguir mostrarnos a los personajes con la intensidad necesaria, especialmente si comparamos a esa narrativa perfectamente explicativa y totalmente indirecta que se emplea en la novela, que casi se podría ver como un guión de cine con algo más de tratamiento para el disfrute del lector.

La fotografía que se plantea está totalmente empachada de esa suciedad sórdida que comentaba antes que tenía la ambientación y, mostrándose con una iluminación poco recargada y sin destaque, consigue unas variaciones tonales que apoyan mucho esta idea. Eso sí, la colocación de la cámara no siempre es la más positiva para apoyar el desarrollo de la historia, y en ocasiones peca de no llegar a orientar correctamente la situación dentro de la escena.

A esto se le suma un montaje totalmente cortante, que, especialmente en la primera mitad del film se dedica a empatar planos con planos, sin apoyar especialmente el ritmo narrativo, y haciendo que chirríe y se evidencien demasiado los problemas que citaba de la fotografía.

Donde está más acertada la película es en el tratamiento sonoro, especialmente en cuanto a la música, ambientando perfectamente tanto con piezas del Requiem de Mozart como con partes de Ennio Morricone, planteándose con todo ello separaciones muy grandes que al mismo tiempo logran todo el aspecto de extrañamiento que la experimentación narrativa propuesta requiere. Incluso en cuanto a los doblajes se hace un buen tratamiento, y apenas se evidencian a excepción de momentos concretos por cuestiones de bocas tapadas que se escuchan igual que sin tapar, y primeros planos donde no acaba de cuadrar el movimiento de la boca con la voz.

Los actores, pues como decía no consiguen llegar a toda la profundización de los personajes, evidenciándose de este modo mucho mejor su evolución y su forma de ser en la novela. Aún así, y a pesar del trabajo con doblajes, destacar a Massimo Gerotti, que consigue una naturalidad muy grande en su personaje, y que solo le pesa el poco tiempo en pantalla para poder crearlo correctamente. Por su parte, Laura Betti perfecta en su comedimiento y su representación de mujer servicial que no ha conocido otra cosa, especialmente después de pasar el trauma que supone el encuentro con el huésped.

El huésped, interpretado por un Terence Stamp que no da la talla, mostrándose en ocasiones demasiado infantil y en otras demasiado adulto y protector, que lejos de formar parte de un mismo personaje lo desestructura y rompe su poder y forma sobre los miembros de la familia. Por su parte, Silvana Margano consigue que su personaje no sea nadie y por ello tenga poder, pero yerra en el encuentro con el huésped, al verse demasiado suelta en la situación previa. Andrés José Cruz Soublette y Anne Wiazemsky, con una muy buena evolución de sus personajes, cada uno en su dirección, y forzando la chica en su momento de transgresión, pero correcta.

Por tanto, tanto un film como una novela interesantes, con una buena experimentación y una propuesta novedosa, consiguiendo el libro un buen ritmo y un planteamiento intelectual muy interesante, y fallando el film en el aspecto técnico, aportando toda la historia mucho bizarrismo y sexualidad explorada (el libro llegando mucho más lejos en este respecto).




PUNTUACION PELICULA

Originalidad/Riesgo: 9.0
Técnica: 6.5
Guión: 7.5
Actuación: 7.0

TOTAL: 7.5




PUNTUACION NOVELA

Originalidad/Riesgo: 9.0
Estilo: 8.0
Argumento: 8.5
Personajes: 8.0

TOTAL: 8.5

2 comentarios:

CaminandoDescalza dijo...

Como sucede a menudo el libro recibe mayor puntuación que la película.
Por lo menos a mí me suele pasar así, sobre todo en caso de que haya leído antes el libro.
Es como si parte de laintriga y de lo que nos imaginamos leyendo se pierda al pasar a imágenes audiovisuales, no sé. Mera opinión de una que intenta aprender un poquito cada día.

Luis E. Froiz dijo...

A mi me parece que realmente eso ocurre porque la literatura tiene una narrativa mucho más psicológica que el cine, con lo cual la profundización en los personajes es distinta, además de la libertad absoluta que tiene al jugarse solo con la imaginación. El cine necesita un gasto.

Y a ello, se le puede sumar que muchas veces, las adaptaciones son bastante mediocres por sí mismas, ya sin compararse al libro.

De hecho, en este caso la peli ya la había visto cuando leí el libro, y simplemente después hice un revisionado para la crítica y la comparativa, con lo cual no debería afectar tanto esa pérdida de intriga, sino que en el libro iba descubriendo aspectos que se pierden en la peli.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...